ARRODILLADOS A TUS PIES SEÑOR JESUCRISTO

Arrodillados a tus pies señor JesucristoSeñor Jesucristo,
arrodillados a tus pies,
alegremente renovamos la consagración
de nuestra familia a tu Divino Corazón.

Sé, hoy y siempre, nuestro guía,
el jefe protector de nuestro hogar,
el rey y centro de nuestros corazones.

Bendice a nuestra familia,
nuestra casa, a nuestros vecinos,
parientes y amigos.

Ayúdanos a cumplir fielmente nuestros deberes,
participa de nuestras alegrías,
angustias, de nuestras esperanzas,
dudas, de nuestro trabajo,
de nuestras diversiones.

Danos fuerza, Señor,
para que carguemos nuestra cruz de cada día,
sepamos ofrecer todos nuestros actos,
junto con tu sacrificio, al Padre.

Que la justicia, la fraternidad, el perdón,
la misericordia estén presentes en nuestro hogar,
y en nuestras comunidades.

Queremos ser instrumentos de paz y de vida.

Que nuestro amor a tu Corazón compense,
de alguna manera, la frialdad y la indiferencia,
la ingratitud y la falta de amor
de quienes no te conocen,
te desprecian o rechazan.

Sagrado Corazón de Jesús,
tenemos confianza en Ti.

Confianza profunda, ilimitada. Amén!

Enviado por: Jane Winston Lennon.