Cuál es la oración para obtener la Divina Misericordia

Cuál es la oración para obtener la Divina MisericordiaCuál es la oración para obtener la Divina Misericordia

Cuál es la oración para obtener la Divina Misericordia

Cuál es la oración para obtener la Divina Misericordia
Divina Misericordia.

¿Cuál es el mensaje de la Divina Misericordia?

“El mensaje de la misericordia es que Dios nos ama, nos ama a todos, sin importar la magnitud de nuestros pecados”

Dios quiere que nos acerquemos a Él rezando, arrepintiéndonos de nuestros pecados y solicitando su misericordia.

Dios quiere que recibamos la misericordia y que la dejemos fluir hacia los demás, dándoles amor y perdón, como Él lo da.

Dios nos dará su misericordia en la misma medida que confiemos en Jesús.

¿Cuál es la oración para obtener la Divina Misericordia?

(Diario de Santa Faustina, 1570)

¡Oh Dios de gran misericordia! bondad infinita, hoy toda la humanidad clama, desde el abismo de su miseria, a Tu misericordia, a Tu compasión, oh Dios; y grita con la potente voz de la miseria.

Dios indulgente, no rechaces la oración de los desterrados de esta tierra.

Oh Señor, bondad inconcebible que conoces perfectamente nuestra miseria y sabes que por nuestras propias fuerzas no podemos ascender hasta Ti, Te imploramos, anticípanos Tu gracia y multiplica incesantemente Tu misericordia en nosotros para que cumplamos fielmente Tu santa voluntad a lo largo de nuestras vidas y a la hora de la muerte.

Que la omnipotencia de Tu misericordia nos proteja de las flechas de los enemigos de nuestra salvación, para que con confianza, como Tus hijos, esperemos Tu última venida, ese día que conoces sólo Tú.

Y a pesar de toda nuestra miseria, esperamos recibir todo lo que Jesús nos ha prometido, porque Jesús es nuestra esperanza; a través de Su Corazón misericordioso, como a través de una puerta abierta, entramos en el cielo.

Divina Misericordia.

¿A qué hora debemos rezar el Rosario de la Divina Misericordia?

En el diario de la Santa Faustina se registra la hora en que Jesús le solicitó para que hiciera la oración, así:

“Yo te recuerdo hija mía que tan pronto como suene el reloj a las tres de la tarde, te sumerjas completamente en mi Misericordia, adorándola y glorificándola.

Invoca su omnipotencia para todo el mundo, y particularmente para los pobres pecadores; porque en ese momento la Misericordia se abrió ampliamente para cada alma”. Amén.

Enviado por: Tere Flores.