CUANDO PIDES A DIOS PADRE PEDRO NUÑEZ

CUANDO LLAMAS A DIOS

Queridos Hijos: en la capilla de la Academia Naval de Annapolis en Maryland, Estados Unidos, hay un vitral en la sacristía que muestra al Apóstol Pedro hundiéndose en las aguas del Mar de Galilea.

El momento allí evocado es aquel en que el discípulo extiende su mano hacia Jesús y le grita: “¡Señor, sálvame!” (Mateo 14, 30).

Esa sencilla obra de arte expresa la confianza de Pedro en ese Guardián de Israel que en los momentos de mayor necesidad promete brindarnos su pronto auxilio.

La confianza de Pedro permite que Dios pueda obrar en el y salvarlo.

Algo muy parecido sucede con el profeta Habacuq quien, en su momento de serias dificultades, pudo exclamar:

“Pues aunque no florezca la higuera ni den las viñas uva en adelante; aunque falte el producto del olivo y se niegue la tierra a darnos pan; aunque no tenga ovejas en el corral y se queden sin bueyes los establos, yo seguiré alabando a Dios mi Salvador”. (Habacuq 3, 17-18)

El Profeta puso su confianza en Dios, y al igual que Pedro, fue liberado del mal que le quería destruir.

–Hijo mío, clama a Dios tú también y verás como el Señor llenará tu corazón de paz y te dará victoria sobre todo aquello que quiera destruirte.

Mis oraciones están siempre con ustedes.

Fuente –Padre Pedro Nuñez.