EL MIEDO SURGE POR ALGO NO RESUELTO EN NOSOTROS MISMOS

El Miedo

El miedo surge por algo no resuelto en nosotros mismos.

Y común mente cuando hubo muchos fracasos amorosos, de finanzas o de salud, es como que el cuerpo y el ser se cuidan o se relega de una manera tal que ante el mínimo primer intento de cambiar, es donde va a surgir el miedo por las vivencias vividas de cada uno.

También hay que agregar que si bien no se puede vivir del pasado, nuestra vivencias nos hacen ser quienes somos ahora y los patrones de conducta que demostramos a los demás es donde se va ver reflejado ese miedo.

Pero una buena forma de curarse poquito a poco es pensando y visualizando hasta lo peor que me puede pasar ante un problema o planteo que pueda surgir en el comienzo del proyecto, puede ser, una relación de pareja, un tratamiento de salud o cualquier índole de situación que surja.

Y el efecto si no es tan bueno, el solo hecho de haberlo pensado en que podía ocurrir, cuando llega el momento se está preparado y es bueno saber que quizás no era el momento que necesitábamos para que se manifieste de manera esperada, porque el Universo tiene mejores oportunidades, siempre y cuando podamos visualizar ese infinito de posibilidades para que en otras oportunidades se manifieste de mejor forma.

Y si el planteo surge de la manera esperada, es donde la dicha y el agradecimiento es el doble de lo esperado y la emoción surge por el simple hecho de tener nuevos desafíos en donde el entusiasmo abunda y el miedo se va disipando cuando hay más confianza.

Y seguro que hay incertidumbre, pero si te haces fiel amiga de ella, de seguro el resultado de a poco se va a ir mejorando.

El miedo le dijo al desafío:

¿Quieres saber cómo puedo dejarte en la oscuridad por siempre?

El desafío contestó:

Claro, se que cada noche tiene también un amanecer y un atardecer de luz.

Déjame en la noche que me guían las estrellas y llega la luz del amanecer.

Lorena Gintautas.-
Meditaciones para el alma.