ORACIÓN A LAS SANTÍSIMAS Y SAGRADAS LLAGAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Llagas de Jesucristo

¡Oh, Jesús, fuerte león, Rey inmortal e invencible!

Acuérdate del inmenso dolor que has sufrido cuando, agotadas todas tus fuerzas, tanto moral como físicas, inclinasteis la Cabeza y dijiste:

“Todo está consumado”.

Por esta angustia y dolor, te suplico, Señor Jesús, que tengas piedad de mí en la hora de mi muerte; cuando mi mente estará tremendamente perturbada y mi alma sumergida en angustia.

Por tu Santa Muerte, te suplico ¡oh, Rey de los Santos! confórtame, socórreme para resistir al demonio, la carne y al mundo.

A fin de que, estando muerto al mundo, viva yo solamente para ti.

Y a la hora de mi muerte, recibe mi alma peregrina y desterrada que regresa a ti.

“Unidos en oración seremos más fuertes, por que el poder de la oración es milagrosa”

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Amén.