Bendito Eres Padre Amado por este nuevo día y por la noche que llega

Bendito Eres Padre Amado por este nuevo día y por la noche que llega
Bendito eres Padre Amado por este nuevo día y por la noche que llega.

Porque me concedes una oportunidad, porque me permites estar atento a tu voz.

Hoy te pido Señor mío que seas Tu quien vaya delante de mí en cada paso que doy, abriendo puertas, sensibilizando corazones, que seas Tú quien coloques las palabras en mi boca para llegar a donde Tú me llevarás.

Dame fuerza para caminar cada día hacia mi meta.

Concédeme un corazón bondadoso, generoso, alegre, paciente y perseverante.

Que pueda ser luz en mi casa y fuera de ella, que en mí, se refleje tu presencia.

Que a la luz de Tu Palabra pueda dirigir todo lo que pones a mi cargo, que los dones de Tu Espíritu Santo sean derramados sobre mí y sobre todo Tu pueblo.

Llenanos de paz y concédenos discernimiento y sabiduría.

¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman! (Tres veces).

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con los que El es ofendido.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén, Amén y Amén.

DIOS TE BENDIGA.

Enviado por: Maria Lucia Lopez Garcia.