GRANDES SON LAS OBRAS DEL SEÑOR

Dar Gracias a Dios

¡Aleluya!

Doy gracias al Señor de todo corazón,
en la reunión y en la asamblea de los justos.

Grandes son las obras del Señor:
los que las aman desean comprenderlas.

Su obra es esplendor y majestad,
su justicia permanece para siempre.

Él hizo portentos memorables,
el Señor es bondadoso y compasivo.

Proveyó de alimento a sus fieles
y se acuerda eternamente de su alianza.

Manifestó a su pueblo el poder de sus obras,
dándole la herencia de las naciones.

Las obras de sus manos son verdad y justicia;
todos sus preceptos son indefectibles:
están afianzados para siempre
y establecidos con lealtad y rectitud.

Él envió la redención a su pueblo,
promulgó su alianza para siempre:
su Nombre es santo y temible.

El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría:
son prudentes los que lo practican.

¡El Señor es digno de alabanza eternamente!

Salmo 111.