Oración poderosa dictada por el Espíritu Santo

Oración poderosa dictada por el Espíritu Santo
Oración poderosa dictada por el Espíritu Santo

Oración poderosa dictada por el Espíritu Santo

Oración poderosa dictada por el Espíritu Santo
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Su nombre es santo!

Y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón.

Derriba del trono a los poderosos, y enaltece a los humildes.

A los hambrientos los colma de bienes, y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, Auxilia a (Diga su nombre), su siervo, acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. Amén.

Divino Espíritu Santo,

Fuerza de nuestra vida, hoy volvemos a darte gracias.

Gracias porque nos colocaste en este universo para que hagamos un camino, para que aprendamos a amar, para que descubramos tu amistad día a día.

Gracias porque estás con nosotros en todo lo que nos pasa y nos ayudas a aprender algo de cada cosa que nos suceda.

Gracias porque quieres transformar todo nuestro ser con tu vida divina.

Gracias porque cada día es una novedad, porque siempre hay nuevos signos de tu amor, porque siempre nos invitas a algo más.

Cuando te abrimos nuestra mente y nuestro corazón podemos recibir maravillas de tu ternura.

Gracias Espíritu Santo. Amén. Así sea.