HERMOSA ORACIÓN PIDAN AL PADRE EN MI NOMBRE Y LO RECIBIRÁN

Hermosa oración pidan al padre en mi nombre y lo recibirán

Hermosa oración pidan al padre en mi nombre y lo recibirán.

Del santo Evangelio según san Juan 16, 23-28.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo les aseguro: cuanto pidan al Padre en mi nombre, se lo concederá.

Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre.

Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.

Les he dicho estas cosas en parábolas; pero se acerca la hora en que ya no les hablaré en parábolas, sino que les hablaré del Padre abiertamente.

En aquel día pedirán en mi nombre, y no les digo que rogaré por ustedes al Padre, pues el Padre mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído que salí del Padre.

Yo salí del Padre y vine al mundo; ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre”. Palabra de Dios.

Meditación.

«Una de las tentaciones más serias que ahogan el fervor y la audacia es la conciencia de derrota que nos convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre.

Nadie puede emprender una lucha si de antemano no confía plenamente en el triunfo.

El que comienza sin confiar perdió de antemano la mitad de la batalla y entierra sus talentos.

Aun con la dolorosa conciencia de las propias fragilidades, hay que seguir adelante sin declararse vencidos, y recordar lo que el Señor dijo a san Pablo: “Te basta mi gracia, porque mi fuerza se manifiesta en la debilidad”.

El triunfo cristiano es siempre una cruz, pero una cruz que al mismo tiempo es bandera de victoria, que se lleva con una ternura combativa ante los embates del mal.

El mal espíritu de la derrota es hermano de la tentación de separar antes de tiempo el trigo de la cizaña, producto de una desconfianza ansiosa y egocéntrica» (S.S. Francisco, exhortación apostólica Evangelii gaudium, n. 85)

Propósito.

Hoy voy a ser generoso y alegre cuando alguien me pida ayuda.

«Cristo lo hizo por ti, por tu amor, por llevarte al cielo. Se donó completamente a ti.

Ahora tú pregúntate: ¿qué vas a hacer por Cristo? ¿Qué haces por Cristo? ¿Es comparable lo que tú haces, lo que tú sufres, con lo que Cristo hizo y sufrió y padeció por ti?»

Enviado por: Padre Guillermo Serra.