PURGATORIO LUGAR DE PURIFICACIÓN

PURGATORIO LUGAR DE PURIFICACIÓNPURGATORIO LUGAR DE PURIFICACIÓN.

ES DEBER DE TODOS LOS CRISTIANOS CATÓLICOS ORAR POR LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO.

Dos clases de penas se sufren en el purgatorio, la pena de daño, o privación de la vista de Dios, y la del sentido; que consiste en el fuego y otros padecimientos.

La intensidad es proporcionada al número y gravedad de los pecados.

Respecto a la duración solo Dios lo sabe. Es por eso que deben socorrerlas.

Mira hijita (o) mía(o) así como tu necesitas agua para vivir, porque sin ella morirías, de la misma manera las almas benditas del Purgatorio necesitan de tus oraciones constantes, y fluidas, para que se hidraten sus sedientas almas.

Si supieras cuanto bien les hacen, no dudarías ni un instante en seguir orando y ofreciendo todas tus oraciones en su favor, conciente e inconscientemente, hasta en tus sueños reza.

Ser devota(o) de las benditas almas del Purgatorio, es un acto sublime, que agrada tanto a mi Hijo Jesús como a mi, siendo la Madre de Dios, me otorga el Poder de interceder en su favor, y con todas sus oraciones se purifican las almas y llegan al cielo.

Difunde hijita (o) mía (o) esta devoción, con tu comunidad, familia, por este y otros medios de comunicación, haz que se conozca, y se viva, ofreciendo por ellas : Triduos de Misas, y Misas Gregorianas, que poco se conocen, y se ofrecen por treinta días seguidos después de su muerte; recen constantemente Rosarios, La Coronilla a la Divina Misericordia, Jaculatorias, Sacrificios, y Sufragios en su favor.

Si las personas en el mundo van en busca de amor, las benditas almas del Purgatorio van en busca de tus oraciones.

Ama a los de tu familia y a los que están contigo ahora, y a los que ya no están ora por ellos frecuentemente, no los olvides, para que no sufran mas.

Es incierto el lugar, tiempo y modo de tu muerte, así que vela, y esta preparada, es cierto que morirás.

Jamás cuestiones los designios de Dios, el ha querido ocultar estas cosas para que respeten y teman al dueño de su vida y estéis listos al comparecer ante El.

Ama a Dios, ama a tu prójimo, como a ti misma(o) vive desprendida (o) de lo terreno. Conforme sea vuestra vida, será vuestra muerte. AMÉN.

AUTORA: LUZ DEL CARMEN GOMEZ OROZCO.