Quieres saber donde encuentras a Jesús para que te ayude a huir del enemigo malo

Quieres saber donde encuentras a Jesús para que te ayude a huir del enemigo maloQuieres saber donde encuentras a Jesús para que te ayude a huir del enemigo malo.

Escucha la voz de Dios en el silencio, en la claridad del día, en la oscuridad de la noche orando, El es luz y verdad, para que veas esa luz interior más claramente, y aprendas a tener más amor y caridad contigo misma(o) y con los demás.

Escucha el canto de las aves, tú no sabes que dicen con sus gorjeos, son criaturas de Dios. ¿Qué haces para conocer a Dios? para sentirlo y agradarle, cantarle, amarle, adorarle y alabarle con tu corazón abierto, y dispuesto a escucharle en el agua y el viento, en la naturaleza, tu formas parte de la naturaleza, y de la gran familia de Dios, olvida tus tristezas

Que estén tus oídos atentos a escuchar la voz de Dios.

Cuando El te hable, cuando El te invite a guardar silencio, a orar en el Sagrario, al recibirlo en la Eucaristía se va la dureza y aspereza de tu dolorido corazón.

Jesús sana tu alma, te invita a pensar estos momento la voz de Dios en tu corazón, deja que mi hijo Jesús te hable, fortalezca, robustezca todo tu ser, pensar, sentir, y actuar, invítalo a morar en ti.

Jamás escuches al demonio, el busca que las almas le pertenezcan, aparenta que asesora; pero ¡No! el colabora a la perdición de las almas, atenta contra su dignidad, los confunde, y difunde en ellas falsas ideas, les devora el cerebro con falsos placeres, exceso de vicios mundanos y malsanos.

Por eso hijita mía estos momentos ve ante Jesús, allí está vivo en la Eucaristía Santísimo Sacramento expuesto en una custodia, u oculto en el Sagrario, es necesario que lo visites a diario, para que repares las ofensas hechas a su Inmaculado corazón, pide la luz de su Santo Espíritu para que le ayude a discernir y estés alerta, despierta, jamás dejes puerta abierta para que entre el maligno, se prudente, humilde y devota ferviente, ejercita a diario las virtudes, abre tu mente y tu corazón a las cosas de Dios, El es el camino, la verdad y la vida.

Escucha su voz, deja que te hable, deja que diga cuanto te ama, y verás que mucho aprenderás… (Hagan lo que el les diga… Juan 1-5′) AMÉN.

AUTORA : LUZ DEL CARMEN GÓMEZ OROZCO.