SEÑOR JESÚS SANA MI MENTE, MI CUERPO Y MI ESPÍRITU

Señor Jesús sana mi mente, mi cuerpo y mi espíritu

Señor Jesús sana mi mente, mi cuerpo y mi espíritu.

(Para rezar todos los días)

Señor Jesús, dame la gracia de abrirme a tu gracia.
Señor Jesús, dame la gracia de experimentar el amor paterno y materno de Dios.
Señor Jesús, dame la gracia de amar como Tú amas y de perdonar como Tú perdonas.

Señor Jesús, sana mi memoria auditiva, olfativa, gustativa, visual y táctil.
Señor Jesús, sana mis recuerdos, mi infancia, mi juventud hasta el día de hoy.
Señor Jesús, dame la gracia de ser dependiente de Ti.

Señor Jesús te acepto como mi DIOS, mi SEÑOR, mi SALVADOR, mi REDENTOR, mi MAESTRO, mi REY, mi HERMANO MAYOR, mi AMIGO, mi CONFIDENTE, mi ESPOSO.

Señor Jesús, dame la gracia de la libertad Crística(*)
Señor Jesús, dame la gracia de la disciplina del Espíritu Santo.

Señor Jesús, dame la gracia de la sociabilidad y de la alegría.
Señor Jesús, sana mi relación familiar con mi papá, mi mamá y mis hermanos.
Señor Jesús, por la gracia del Sacramento del Matrimonio, sana mi relación con mi esposo(a).

Señor Jesús, libérame de toda herida de asimilación.

Señor Jesús, dame la gracia de ser humilde, manso y fuerte.
Señor Jesús, armoniza mi espíritu, mi alma y mi cuerpo.

Señor Jesús, dame la gracia de la alabanza y de la oración.
Señor Jesús, ubica en el sentido correcto mis emociones, mis sensaciones y mi sexualidad.
Señor Jesús, dame la gracia de elegir la vida.

Señor Jesús, dame la gracia y el deseo de desprenderme de las frustraciones y deseos de venganza.
Señor Jesús, dame la gracia de aceptar mi lugar de criatura y que reconozca los beneficios que recibo de mi Creador.
Virgen María, guárdame en tu seno purísimo, géstame de nuevo, sana toda herida de rechazo en el seno materno y dame TU AMOR DE MADRE. AMÉN.<>

(*)Esto significa aceptar a Cristo y a Dios uno y trino como nuestro ser más elevado, en un acto totalmente libre por parte del hombre.

Enviado por: Misión Apostólica.