Señor sana todas heridas que me hacen sufrir

Señor Sana todas heridas que me hacen SufrirSeñor Jesús sana todas heridas que me hacen sufrir.

Mi Señor, hoy quiero experimentar todo el amor que tienes para conmigo y que me hagas sentir amado y bendecido.

Quiero vivir haciendo tu voluntad y por ello en este momento te suplico que me hagas disponible a tus valores, que pueda vencer todos los obstáculos que a veces experimento al tratar de seguirte, mi Señor.

También te quiero pedir que en este momento pases tu mano sanadora por todo mi ser y sanes todas heridas que me hacen sufrir y padecer.

Quiero poder alabarte con todas las ganas, y para eso quiero estar sano, te suplico por salud física y emocional. Soy tuyo, y mi vida está en tus manos.

Mi Jesús, Dios de mi vida, quiero encomendarte todas mis acciones, ideas y todo lo que llevo en mi corazón.

Deseo cumplir siempre todos mis compromisos con una actitud humilde y responsable.

Acudo a ti en este momento para que me capacites la mente, cuerpo y espíritu, y así saber enfrentar, en serenidad y humildad, toda circunstancia adversa se me presente.

Te pido humildemente perdón por mis faltas, y al mismo tiempo te doy gracias por sé que me perdonas.

Debo entender que cuánto más me acerco a Ti, mientras más cerca esté de tu luz, más saldrán en evidencia mis miserias y mis fealdades.

Como lo dice San Juan de la Cruz: “Cuanto más subo a la montaña, a lo alto más veo y reconozco los valles más profundos”.

Oh mi Señor, quiero ser humilde y verdadero, sobre todo en la oración, pues en ella me siento que hablo contigo como con un amigo que consuela, por eso no quisiera imponerte nada en ella ni ordenarte que cumplas mis peticiones.

Quiero siempre poner por delante el «que se haga tu voluntad y no la mía”. Sé Tú el dueño de mi vida, hazme humilde en la oración, en mis acciones e ideas, en mi obrar y sobre todo en mis palabras para con los demás. Amén.

Propósito de Cuaresma:
Dedicaré algo de tiempo a escuchar alegremente a un conocido que no me cael de todo bien (practicar la tolerancia)

Reflexionemos juntos esta frase:
“Muchas veces contribuimos a la globalización de la indiferencia; intentemos, más bien, vivir una solidaridad global”

Enviado por: Oscar Alejandro Tamez Bazan.