Inmaculada Virgen de Lourdes sana a los enfermos del alma y del cuerpo

Inmaculada Virgen de Lourdes sana a los enfermos del alma y del cuerpo

Inmaculada Virgen de Lourdes sana a los enfermos del alma y del cuerpo.

Inmaculada Virgen de Lourdes, acuérdate hoy de tus hijos enfermos.

Ven a curarnos Madre a tus hijos que hoy gemimos y lloramos por dolores del cuerpo, y del alma.

Danos a todos el consuelo y la esperanza de sanar con el bálsamo curativo que brota de tu corazón Inmaculado, y del de tu Hijo Jesús, de aguas profundas de su corazón, sangre y agua de su costado, límpianos con infinito amor.

¿Y que Madre no se conduele del dolor o pena de un Hijo?
Por eso a ti acudimos.

Oh Madre de bondad, gracia y Misericordia, danos tu amparo y protección con tus manos amorosas.

Cúbrenos con tu extenso manto, protégenos del enemigo, así como también te pedimos que fluya de tu corazón Inmaculado abundantemente las gracias a raudales, puras, transparentes como el agua, que limpien, sanen, y purifiquen nuestros cuerpos, almas, mentes y corazones.

¡Madre de Lourdes! Te pedimos que intercedas ante tu Hijo Jesús por todos nosotros; así como por El nos fue anunciado el Reino de Dios, te pedimos que seamos llevados un día al cielo por tus manos llenas de ternura, una vez limpios y purificados del alma, hacia la Salvación. Amén.

Autora: Luz del Carmen Gómez Orozco.