Virgen del Perpetuo Socorro me refugio en ti

Virgen del Perpetuo Socorro me refugio en tiVIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO ME REFUGIO EN TI Y EN LOS SANTOS ÁRCANGELES MIGUEL Y GABRIEL QUE LLEVARON LOS INSTRUMENTOS DE LA PASIÓN DE TU HIJO JESÚS.

María oh dulce y Madre mía, eres tesoro de grandes gracias, Perpetuo Socorro de tus manos benditas yo quiero alcanzar, rezar cada oración y plegaria en favor de las almas necesitadas, desesperadas y tristes por una pena o una enfermedad, aclamar a ti confiada en tu amor y bondad.

Cuando el enemigo me induzca hacia el mal, sé mi luz, oh María, en la oscuridad; prevalece tu amor y dulzura, eres tierna de verdad.

Perpetuo Socorro sois María, Madre en quien confiar.

Me miras con tus bellos ojos, mi corazón no deja de palpitar.

La estrella refulgente en forma de cruz el cielo nos hace presente brilla diferente y da luz a tu frente y rostro lleno de amor.

Desaparece en mi alma la tristeza, se desvanece todo mi temor, es tan grande y extenso mi amor a Dios y a ti; eres mi esperanza oh dulce Madre.

Se que mi alma le pertenece solo a Dios, y por mis pecados no merece compasión; ante tu mirada compasiva lloro imploro misericordia la luz de tu gracia de tu vestido rojo real de ” Emperatríz”.

Que tu mano derecha que muestra a Jesús Salvador, conforte mi alma maltrecha y me guíes recta por sendas de bien, eres Estrella del Mar; Madre del Redentor, compadécete de mi oh María; y perdóname.

Guárdame y protégeme bajo tu manto; no me desampares Madre del Perpetuo Socorro; busco refugio en tu regazo, hazme caso intercede ante tu hijo Jesús, haz que mi vida sea útil y servicial.

Abre mi alma mente y corazón, para darte a conocer a las almas de cada casa, País y Nación.

Y como misionera anunciar con alegría el evangelio vivo palabra de Dios, como la estrella de ocho puntas que nos anuncia la redención, así el dorado de tu ícono, nos recuerde que en el mundo de la luz culmina el misterio de nuestra salvación; danos tu bendición. AMÉN.

Autora: LUZ DEL CARMEN GÓMEZ OROZCO.