Virgen inmaculada oración para pedir por una necesidad urgente

Virgen inmaculada oración para pedir por una necesidad urgente
Virgen inmaculada oración para pedir por una necesidad urgente

Santísima Virgen, Madre de Dios y nuestra con amor y confianza llego a tus milagrosos brazos, y con mi mayor gratitud y sinceridad te presento mis respetos y veneración en esta tu imagen tuya de Nuestra Virgen inmaculada.

Te encomiendo, con la seguridad de ser escuchado, mis dudas y temores, mis penas y tristezas, mis amarguras, carencias y desconsuelos, y te ruego que como gran medianera nuestra lleves mis difíciles peticiones al Padre Eterno para que se digne protegerme y asistirme con su Poder.

Oh dulcísima Madre del Salvador y Señora nuestra, Luz de nuestras vidas, Luz de nuestras angustias, Luz que ahuyenta nuestras tinieblas, Virgen Inmaculada llena de gracia y, más que todas las criaturas, bienaventurada, no me dejes solo en tan apurado trance.

Divina claridad que nos amparas amorosamente y nos cubres con tu piedad, generosidad y clemencia y nunca nos dejas desatendidos ante la adversidad, tu que nos iluminas en los caminos tormentosos y nos auxilias en las difíciles horas de la tribulación no permitas que sigamos sufriendo, compadécete de los que padecemos y con tus tiernas manos llénanos de bendiciones.

Mi amada Virgencita inmaculada, Tu que tantos milagros derramas a través de esta tu bendita Imagen usa tu Luz y poder y habla en favor mío a tu Hijo, con tu resplandeciente misericordia pide remedio para los muy difíciles problemas que tengo, te ruego me ayudes a conseguir lo que tanto deseo y me es tan necesario para dar sosiego a mi vida.

(Hacer aquí confiadamente la petición que se quiere conseguir)

Oh celestial Señora, Madre de la divina gracia, oh Virgen Santísima inmaculada, espero que en medio de tu inmensa comprensión te sirvas ver con ojos benignos esta plegaria hecha de corazón y con inmensa fe, y con toda mi esperanza puesta en Ti te imploro consigas solución para mis preocupaciones.

Madre, en quién confío hoy y siempre, Madre, en quien espero hoy y siempre ilumíname en mente y corazón para escoger el buen camino, esparce tu luz beneficiosa sobre mi y ayúdame con tu presencia materna para yo también pueda consolar y socorrer a quienes encuentre en mi camino hasta que llegue un día a ver tu rostro radiante, y contigo y todos los Ángeles y Santos, adorar por siempre al Padre Todopoderoso que te eligió desde la eternidad para ser la Madre de su Hijo amado por obra del Espíritu Santo. Amén. +

Hacer la oración tres días seguidos.

Enviado por: Cristina Figueroa.