El Señor vive en tu corazón y nada te puede faltar

El Señor vive en tu corazón y todo lo puedes lograr

El Señor vive en tu corazón y nada te puede faltar

El Señor es tu pastor
y nada te puede faltar
Él vive en tu corazón
y todo lo puedes lograr.

Él Señor te tomará
y te guardará entre sus alas
no hay nadie que te ame más.

Con Él nada te faltará.
Sólo déjate amar.

Gracias Señor por tu amor y por darme otro día más de feliz existencia, en compañía de mis seres queridos.

Espíritu Santo, alma de mi alma, yo te adoro, ilumínanos, guía nuestros pasos, nuestros pensamientos, ilumina nuestras ideas, ven Espíritu Santo, dulce amor del Padre y del hijo.

Oh corazón inmaculado de María, que la llama de tu corazón, descienda sobre toda la humanidad, nosotros te amamos con todo nuestro ser. Amén.

Por tu limpia Concepción ¡oh! Soberana Princesa, una muy grande pureza te pido de corazón, que las almas no se pierdan ni mueran sin confesión. Amén!

Enviado por: Aurora Gonzalez.